El magnesio, un mineral necesario

El Magnesio - IO estetica

          EL MAGNESIO. UN MINERAL NECESARIO.

 EL MAGNESIO es el octavo elemento más abundante en la Tierra, el segundo tras el Sodio, en el mar y el quinto más abundante del organismo humano.Su presencia  en el cuerpo de un adulto supone entre un 0,05 y un 0,1 % de su masa corporal.

Se localiza en el esqueleto y en los músculos cerca del 65% , el resto en los tejidos blandos, principalmente en el corazón, cerebro, hígado y riñones, y en los líquidos orgánicos. Es tal su importancia que  se le considera  totalmente imprescindible para un correcto funcionamiento del organismo y de forma muy especial  del corazón, de las arterias, el aparato músculo-esquelético y los sistemas nervioso, endocrino y digestivo.

Es denominado además el mineral antiestrés ya que ha demostrado ser un tranquilizante  natural que relaja los músculos esqueléticos  y actúa  positivamente sobre la trasmisión nerviosa. Previene la ansiedad, las fobias, los tics y el insomnio por lo que está recomendado en el tratamiento contra la depresión y el estrés.

También es considerado  cardioprotector, porque además de influir sobre la musculatura ,y por tanto sobre el corazón, previene los espasmos de las arterias coronarias, causa importante  de ataques cardíacos, mantiene las tasas de colesterol en niveles normales y regula el ritmo cardíaco y la presión arterial. Disminuye el riesgo de arterioesclerosis , infarto y angina de pecho así como síntomas de prolapso de válvula mitral como las palpitaciones y las arritmias.

Tiene un papel muy importante como catalizador  y estabilizador en  muchos procesos metabólicos.

El magnesio  funciona como cofactor en más de 300 reacciones enzimáticas  de nuestro cuerpo, en particular en aquellas destinadas a la producción de energía. Interviene en todas las reacciones que se producen  para la formación de la principal molécula  de energía del cuerpo humano, la Adenosin-trifosfato o ATP y modula los potenciales eléctricos de las membranas celulares , lo que permite que los nutrientes circulen adecuadamente por ellas.

Participa además en la duplicación de ADN y en la transmisión de los impulsos nerviosos, regula los niveles de azúcar en sangre, interviene en la relajación  y contracción de los músculos previniendo calambres, contracturas, vértigo, mareos o fatiga, favorece la absorción y metabolismo de otros minerales y ayuda a regular la temperatura corporal, además de mantener sanos huesos, articulaciones, cartílagos y dientes.

Las más beneficiadas por el magnesio son las mujeres, no solo previene y calma los síntomas premenstruales  sino que es un aliado en situaciones tan dispares como el embarazo y la menopausia. Está demostrado que disminuye los niveles de las sustancias involucradas en el dolor e inflamación menstrual y previene la migraña que a veces suele aparecer durante ese proceso natural, así como la retención de líquidos en las extremidades, las molestias mamarias y la hinchazón abdominal. En el embarazo estudios sugieren que los suplementos de magnesio ayudan a prevenir los calambres en las extremidades, a nivel muscular, también se utiliza para disminuir la presión arterial y las convulsiones uterinas de embarazadas con preeclampsia, presencia de venenos o toxinas en la sangre,en este caso se utiliza concretamente el sulfato de magnesio, condición que se caracteriza por retención hídrica  e hipertensión, es un tema importante porque si no se controla de forma efectiva estos temas, pueden agravarse y conducir a convulsiones (eclampsia ), al parto prematuro o en el peor de los casos, a la muerte fetal.

Es un mineral muy importante y sin embargo, los expertos calculan que entre el 15 y el 20 % de la población tiene carencia crónica de magnesio.Esto se debe a que no ingerimos la cantidad diaria recomendada y a que la absorción real  se limita al 40- 50 % de la cantidad que ingerimos ya que diversos factores condicionan su absorción ( la absorción real se produce en el yeyuno ).

Al parecer la deficiencia de magnesio afecta principalmente a las personas que solo consumen alimentos procesados, a quienes no ingieren habitualmente frutas, hortalizas u otros alimentos crudos o que en general, tienen una alimentación pobre.

También es frecuente en alcohólicos y en personas con cirrosis hepática, diarreas prolongadas, mala absorción intestinal y enfermedades renales o bien que están en tratamiento diurético o han sufrido una intervención quirúrgica.

Los síntomas que suele provocar la deficiencia de magnesio son muy variados: alteraciones gastrointestinales, espasmos en vísceras huecas como la laringe o los bronquios, trastornos menstruales, debilidad muscular acompañada de espasmos, calambres, tirones, entorpecimiento y hormigueo, fatiga, hipertensión, somnolencia, convulsiones, tics, irritabilidad, depresión, astenia, pérdida del apetito, náuseas, deterioro de la capacidad intelectual, confusión, desorientación, alteraciones de la conducta, estreñimiento y mayor probabilidad de formar perniciosos depósitos de calcio en riñones, vasos sanguíneos y corazón, también aumenta el riesgo de padecer accidentes cardiovasculares.

El magnesio se encuentra en casi todos los alimentos naturales pero en muy diferentes proporciones. Los más ricos en él son el cacao, los cereales integrales ( en el grano entero no en el molido ), las semillas integrales, las hortalizas y verduras crudas de hoja verde, las legumbres, sobre todo soja, guisantes, habas, alubias, lentejas, garbanzos, los frutos secos sobre todo nueces, cacahuetes, pistachos, avellanas, pipas de girasol, almendras, todos ellos crudos, el germen de trigo, la levadura de cerveza. Otros alimentos que también lo contienen aunque en menor cantidad son las carnes, los pescados, la leche y frutas como los plátanos, los aguacates, los limones, pomelos, manzanas, higos y las ciruelas. El agua es un alimento por excelencia , cada litro de agua puede contener hasta 120 miligramos de magnesio.

Las dosis adecuadas varían según la edad y la situación de cada persona. Lo común es que en niños hasta 10 años  sea de 250 gramos diarios, en varones adultos de 350 gramos diarios, en mujeres 330 gramos diarios en el caso de gestación o lactancia se sumará 120 gramos más.
La ingesta de magnesio, tanto por vía natural como en forma de suplemento alimenticio, si se acompaña de vitamina C o piridoxina B6 se facilitará su absorción y el acceso al interior de la célula.

RESUMEN

BENEFICIOS DEL MAGNESIO.

–          El magnesio ayuda a fijar el calcio y el fósforo en huesos y dientes. Regula la absorción de calcio y lo mantiene en equilibrio con respecto a otros electrolitos. Previene la formación de cálculos renales y la entrada y depósito de calcio en los músculos, arterias y células cardíacas.
–          Actúa como laxante suave. De hecho este fue su primer uso terapéutico.
–          Previene los partos prematuros y otras complicaciones manteniendo el útero relajado.
–          Interviene en el equilibrio hormonal disminuyendo la intensidad de los dolores premenstruales.
–          Favorece el sueño y la relajación.
–          Controla la flora intestinal.
–          Mantiene el necesario equilibrio ácido-base, de hecho dado que es un mineral alcalino los especialistas lo prescriben como antiácido.
–          Interviene en el metabolismo celular.
–          Activa las vitaminas del complejo B y juega un importante papel en la síntesis de proteínas, lípidos, carbohidratos y otros nutrientes.
–          Previene trastornos digestivos e infecciones e interviene en la correcta regeneración de los tejidos.

INDICACIONES.

–          Ansiedad.
–          Artrosis y artritis ( el magnesio interviene en la formación de colágeno y previene el prematuro envejecimiento de huesos y articulaciones )
–          Asma, el magnesio reduce la constricción bronquial al relajar los músculos.
–          Calambres.
–          Cálculos renales, el magnesio aumenta la solubilidad del calcio en la orina.
–          Cirrosis.
–          Contracturas musculares.
–          Diabetes, el organismo necesita magnesio para que la insulina se segregue y actúe.
–          Dolores premenstruales.
–          Epilepsia, el magnesio combate las convulsiones.
–          Estreñimiento.
–          Fibromialgia.
–          Fracturas.
–          Glaucoma, mejora los campos visuales.
–          Hepatitis.
–          Hipercolesterolemia.
–          Hipoglucemia.
–          Insomnio, migraña.
–          Nauseas y vómitos.
–          Obstrucción de las vías respiratorias.
–          Osteoporosis.
–          Problemas cardiovasculares en general.
–         Sordera, resulta muy eficaz en la prevención de la pérdida de audición inducida por el    ruido,  algo común entre     músicos, militares y trabajadores de ciertas industrias.
–          Temblores y convulsiones.
–          Puede disminuir los síntomas de piernas inquietas.

¿ QUIEN NECESITA MAGNESIO

– El magnesio es indispensable, pero hay periodos en la vida en los que se hace más necesario. Es el caso de la pubertad, la menopausia y la vejez. Asimismo, es conveniente tomar algún suplemento cuando se hace deporte, a menudo, cuando se sufren dolores menstruales, cuando se hace dieta, si se es fumador, si se tienen problemas de alcoholismo o cuando hay que hacerse alguna intervención quirúrgica. Para los diabéticos también es muy aconsejable tomar suficiente magnesio.

Tomas suficiente Magnesio en tú dieta cotidiana?
Te encuentras cansada, agotada sin saber por qué?
Sufres de dolores de cabeza, migrañas?
Te ha gustado este artículo?

Déjame tus comentarios, serán de gran ayuda para mí, gracias.

Rosa Mª García

Dirección técnica de Centre d´estética IO Ontinyent

Tags:

No comments yet.

Deja un comentario